Seleccionar página

Este fin de semana tuve la suerte de poder disfrutar de uno de mis restaurantes favoritos, donde el buen hacer de su laureado cocinero se encuentra con el mejor producto posible, fresco y de proximidad.

En la mesa de al lado, se sentó una pareja con una niña de unos 4 años de edad. El tono de voz que empleamos los españoles y la proximidad de la mesa hizo inevitable que compartieran con nosotros su elección. Para ellos: unos deliciosos entrantes seguidos de un magnífico arroz. Para la pequeña: longanizas con patatas fritas y ketchup…

Al igual que a un niño se le educa y enseña todo para que pueda defenderse en la vida, el gusto también se educa. Y es algo que tiene una doble importancia. Por un lado, si no ampliamos el horizonte gastronómico de los pequeños desde el principio y reducimos su comida a los 3-4 alimentos que devoran sin quejarse, con el tiempo sufrirán carencias nutricionales, fruto de excluir todo un abanico de alimentos imprescindibles en su crecimiento y desarrollo. Y por otro estaremos reduciendo sus posibilidades de disfrutar el día de mañana de uno de los mejores placeres que disfruta el ser humano: comer.

Comer es un acto necesario para la supervivencia, pero también es un modo de relacionarnos con nuestros semejantes, de compartir y ampliar nuestra cultura y de disfrutar. Animaos a incluir en el menú diario de vuestros hijos e hijas todo tipo de alimentos apropiados para su edad, que a partir del año son prácticamente todos. Una vez por semana incluid algo nuevo, diferente, para ir acostumbrándolos a nuevos sabores y texturas y ampliar así su abanico de posibilidades. Es posible que al principio arruguen la nariz ante algún alimento nuevo, pero si se insiste con cariño y respeto, acabarán por aceptarlo e incluso adorarlo!

Y, si queréis dejarles la mejor herencia posible, empezad a enseñarles a cocinar y a que preparen y elijan sus propios platos, dando siempre prioridad al mundo vegetal sobre el animal.

Los niños son pequeños, pero saben disfrutar de lo bueno como los adultos, si lo ponemos a su alcance.

Salud y sabor!