Seleccionar página

Desde que tengo uso de razón, recuerdo pasar horas en la cocina. Primero agarrada al delantal de mi madre, de puntillas intentado hacerme con el tenedor para ayudar a batir los huevos; más adelante, cuando ya llegaba al banco de la cocina por mí misma, experimentando y sometiendo a mi familia a degustar no siempre sabrosos manjares. Mi pasión de origen fue la cocina, y desde luego ¡comer!

No fue hasta que me convertí en madre, a mis 25 años, cuando comencé a cuestionarme si aquellos ricos platos que tanto disfrutaba preparando eran además saludables. ¿Comía suficientes verduras?, ¿Utilizaba las correctas cada estación?, ¿Qué aceite era el mejor?, ¿Cuanta carne debía comer?, ¿Y pescado?… Las preguntas eran interminables. Y mirando a mis hijas comer cobraban una fuerza mayor.

Me trasladé a Londres a vivir durante 5 años, y mientras me diplomaba en Dirección de Empresas y en Traducción, mi curiosidad y afición por la cocina no hacía sino aumentar. El intercambio multicultural al que estaba expuesta me permitió conocer de primera mano cocinas de otros países, a través de cursos y jornadas, organizados algunos de ellos en mi casa. Esto no solo me enriqueció culinariamente sino que amplió mi curiosidad por las diferencias en las dietas de mis amigos y colegas internacionales.

Cuando regresé a España decidí ponerme manos a la obra y averiguar qué es en realidad una dieta saludable. Me gradué en Nutrición Humana y Dietética y abrí mi propia consulta en mi ciudad de origen.

Durante estos últimos años he trabajado en la Universidad Jaume I de Castellón, formando parte de su Cátedra de Gastronomía y Nutrición Mediterránea,  desde la que dirigí un proyecto para cuidar la salud de la comunidad universitaria a través de una alimentación saludable y consciente. He asistido como ponente a diversos congresos, tanto nacionales como internacionales; he participado en conferencias, asesorado a empresas en temas de wellbeing;  y he impartido numerosos cursos de cocina y nutrición. Uno de los seminarios más importantes fue recuerdo es el de Cocina Mediterránea para los participantes de la Copa América en Valencia. Volvía a mi vida la multiculturalidad y su riqueza.

La calidad de vida de las personas es muy importante. Y por ello trabajo como terapeuta desde mi consulta particular y ofrezco asesoramiento nutricional y formación a empresas. Pero si hay algo que me preocupa son los efectos del envejecimiento de la población, particularmente el de las personas en edad de trabajar. El nivel de exigencia es cada vez más alto y necesitamos una dieta que pueda ayudarnos a sobrevivir a las largas jornadas de trabajo, a las tensiones y conflictos que se producen en las oficinas y al estrés. Todo ello puede controlarse desde el estómago. Y yo puedo ayudarte.